Razonamiento Verbal Sufijos y Prefijos

Publicado en por GRUPO No1 CIU N11

Los Afijos.

Los Afijos son morfemas que se añaden a una palabra para modificar su significado, bien léxico, bien gramatical.

Las palabras de las lenguas aglutinantes están formadas por largas secuencias de afijos, donde cada uno de ellos expresa un significado particular. Las lenguas flexivas se caracterizan porque las relaciones gramaticales entre las palabras que componen un sintagma o una oración se expresan a través de afijos flexivos, normalmente sufijos. También se caracterizan por utilizar la afijación, es decir la adición de afijos a una base, en la formación de palabras nuevas.

CLASIFICACION DE LOS AFIJOS

Normalmente, se utiliza el término afijo como sinónimo de morfema gramatical. De acuerdo con la posición de adjunción del afijo a la base, en español se distinguen cuatro clases: prefijos, interfijos e infijos, sufijos y circunfijos, según vayan delante, detrás, entre base y otro sufijo no flexivo o rodeando a la base.

PREFIJOS

Preceden a la base. Algunos prefijos productivos en español son: anti- (anticuerpo), des- (desintoxicar) o ex- (exfutbolista).

SUFIJOS

Suceden a la base o a otro sufijo. En español, se distingue entre sufijos flexivos y sufijos derivativos. Los primeros producen el paradigma flexivo de una palabra, los segundos dan lugar a palabras con significados nuevos. Los sufijos derivativos se sitúan siempre antes de los flexivos y se dividen a su vez en sufijos derivativos propiamente dichos y sufijos diminutivos. Estos últimos añaden información sobre la actitud del hablante acerca de la unidad designada, pero sin cambiar el referente. Contrastando las siguientes oraciones se puede observar que el referente cambia si prescindimos del sufijo derivativo, pero no si eliminamos el apreciativo: El torero se acercó a la barrera / El toro se acercó a la barrera / El torazo se acercó a la barrera.

Los sufijos derivativos se utilizan para crear palabras nuevas conservando el significado de un lexema: -dor, creador de crear; -miento: hundimiento de hundir.

Según la categoría léxica de la base sobre la que se produce la derivación, los sufijos derivativos se clasifican en deverbales (-miento, arrepentimiento), deadjetivales (–ez, rigidez) o denominales (-aje, peritaje).

Los sufijos apreciativos normalmente añaden información sobre el tamaño del referente o sobre la actitud del hablante hacia lo referido. Pueden ser de diversas clases:

-diminutivos: por ejemplo, –ito. Suelen expresar pequeñez o actitud cariñosa: Me voy a mi casita.
-aumentativos: por ejemplo, –azo (bigotazo), -ote (gordote). Estos sufijos suelen emplearse para expresar un exceso de tamaño o para dar énfasis.
-despectivos: como -ucho (abogaducho). Señalan una actitud de desprecio por parte del hablante.

Los sufijos diminutivos se utilizan con bases adjetivales (pequeñito), nominales (vasito) y, más rara vez, adverbiales (cerquita). En el caso de bases verbales, se aplica excepcionalmente sobre gerundios (durmiendito) o sobre participios que actúan como modificadores de un nombre o como atributos (Lo dejó todo destrozadito).

Comentar este post